Cristo de Limpias

En nuestro reciente viaje a Cantabria por el camino “Lebaniego”, también por el de “Santiago”, cuando se siguen las orillas del mar Cantábrico, nos acercamos a la localidad de Limpias. Su nombre lo adopta la ría que conforma río Asón, afamado por sus salmones, aunque los pescadores de río señalan que cada vez resultan más escasos.

Llegamos al Santuario dejando atrás la bahía de Laredo y el coqueto puerto de Colindres.

Tenía recuerdos de Limpias desde muy joven, aunque un tanto borrosos. En ellos prevalecía la del “Cristo” que al decir de sus fieles lloraba y movía los ojos. Otros, almas quizá más sensibles, señalaban incluso que percibían gestos de dolor mientras entraba en agonía, al parecer, incluso sangraba.

Bueno, el caso es que fuimos a visitar la mencionada escultura. Representa una imagen del “Cristo de la agonía”. Al parecer de los expertos proviene de Andalucía y la atribuyen a la escuela sevillana del siglo XVIII.

Una talla hecha con el máximo detalle y colorido. Su realismo es impactante. Esto puede explicar los efectos producidos en algunos creyentes que con sus taxativas afirmaciones han conseguido que este monasterio sea motivo de peregrinaciones.

 

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar